Economía

Todo para no aceptar que se puede dejar de ser pobre | Opinión

A estas alturas ya podemos asegurar con certeza que en el Perú dato no mata relato. Y no hay mejor evidencia de eso que la discusión alrededor de la reducción de la pobreza.  Es más, este tema también es evidencia de otras muchas cosas.  Por ejemplo, de los anticuados métodos de difusión que típicamente usan los defensores del modelo económico versus la efectividad de los métodos usados por los que siempre lo quisieron cambiar.  También es evidencia de la baja calidad moral de muchos de los intelectuales y analistas que entienden perfectamente que la pobreza en el Perú sí se ha reducido, pero igual repiten mensajes confusos al respecto o apoyan a los que mienten diciendo que nunca se redujo o simplemente meten la cabeza a la arena para no participar del debate.

Que la pobreza se redujo fuertemente gracias a las reformas económicas de los años noventa ya no debería estar en discusión.  Deprime que haya una masa de comentaristas y líderes de opinión que aprovechan cada oportunidad que tienen para insistir en su narrativa negacionista.  Pero deprime aún más que gremios empresariales lo dejen pasar y no den la lucha como solían hacerlo.  Lo que es peor aún, que organizaciones e institutos y consultores mantenidos por el sector privado para supuestamente hacer educación económica o para difundir economía en los medios no se compren el pleito.

La oportunidad esta vez fue un influenciador comentando en canal de señal abierta que la pobreza se ha reducido y que existen oportunidades para dejar de ser pobres.  Si bien pudo haberlo argumentado mucho mejor, llama la atención como saltan sobre él muchos que nunca dijeron nada cuando Pedro Castillo, siendo presidente, decía en discursos que su gobierno estaba poniendo al servicio de la población distintas formas para dejar de ser pobre y que, por lo tanto, era pobre el que quería seguir siendo pobre.

⚫ TE PUEDE INTERESAR: ¿El pobre es pobre porque quiere?

Nadie está negando que haya pobreza en el Perú. Sin embargo, lo tratan como si eso fuese lo que se afirmó. Y es que saben perfectamente que la discusión verdadera la perderían. Ellos saben muy bien que la pobreza en el Perú sí se ha reducido. Por eso desvían la atención de eso y la enfocan en algo más.  Y encima se burlan de quien no dijo lo que ellos dicen que dijo como si lo hubiera dicho.  Jugada de manual.

Mientras tanto, nosotros tengamos en claro que el modelo económico de libre mercado que tenemos sí redujo la incidencia de pobreza de 58.7% en el 2004 (o sea, más de la mitad de la población era pobre) a 20.2% en el 2019 (o sea, casi un quinto), para subir luego de la pandemia a 27.5% en el 2022 (o sea, poco más de un cuarto).  Incluso con este incremento final, se ha reducido la pobreza, lo siento mucho.

De inmediato niegan la data.  No obstante, otros indicadores la respaldan, como la reducción del porcentaje de la población que vive con al menos una necesidad básica insatisfecha (agua potable, electricidad, etc.) o el consumo de las familias.  Entonces se salen con que nada importa, porque la desigualdad sigue alta.  Sí, pero se ha reducido.  Entonces cuestionan el indicador que la mide, el índice de Gini.  Sí, pero otras formas de medir la desigualdad también han mejorado.  Entonces te dicen que nada importa, porque la anemia sigue siendo un problema.  Y sí, pero también se ha reducido su incidencia en la población peruana.

Y así hasta el infinito.  No obstante, por un buen tiempo los que difundían la verdadera data y las verdaderas conclusiones han estado abandonados y sin apoyo.  Por eso el discurso que se opone al modelo de economía de libre mercado estuvo avanzando tanto.  Por suerte eso se está comenzando a revertir.

📢 En ILAD defendemos la democracia, la economía de mercado y los valores de la libertad. 👉 Síguenos en nuestras redes sociales: bit.ly/3IsMwd8

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may also like