Opinión

Infertilidad intelectual, intolerancia y comportamiento hostil en la UNMSM

La Decana de América, alberga en su interior a grupos estudiantiles propensos a la intolerancia, la adjetivación grosera y la violencia irracional. La conferencia académica “Influencia del globalismo en la concepción de derechos humanos”, planificada por las organizaciones Juventud Pro Vida y Jóvenes Patriotas, para el cinco de junio en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, y que tuvo entre sus panelistas al congresista Alejandro Muñante, fue suspendida por hostilidades demostradas por grupos estudiantiles radicales.

No caemos en juicios desproporcionados, cuando afirmamos: ¡La esquelética inteligencia de sus miembros, se limita a maldecir impunemente a quien razona diferente! La universidad es la casa del saber y el epicentro de las operaciones intelectuales; por eso, es inconcebible que se impida la realización de una conferencia empleando como métodos la intimidación y la agitación interna. Enclaustrados en su pequeño universo ideologizado, no pueden soportar las razones opuestas e incapaces de engendrar una idea coherente y razonable, recurren a la furia intolerante.

Sobre la intolerancia, Francisco García-Calderón Rey, miembro destacado de la Generación del 900, pensando en un vicio aparentemente inextirpable, característico de una porción considerable de peruanos, escribió: “No comprendemos la originalidad de cada ser, la libertad de otras conciencias. Solo concebimos un pensamiento monótono, sujeto a los mismos moldes eternos. Odiamos la originalidad, la convicción propia, el gesto nuevo”.

Un grupo de alumnos sanmarquinos -de reducidas capacidades cognitivas-, pretende erradicar el pensamiento disidente por medios hostiles, en lugar de superar las tesis del adversario por medio de argumentos debidamente fundamentados. Por eso, además de ser un fermento de intolerancia, son ¡intelectualmente infértiles! El mérito extraordinario que tiene la prestigiosa UNMSM, no puede disminuir por culpa de intolerantes, perezosos intelectuales y vulgares agitadores.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may also like